Mapa Web Contactar

Inicio
English (United Kingdom)Español (spanish formal Internacional)
 
No valid database connection
Entrevista a Julia Pérez Correa, Presidenta de UNAF PDF Imprimir E-mail

Entrevista a Julia Pérez Correa, Presidenta de UNAF

“La familia no está en crisis ni lo estará, pero debemos trabajar para garantizar que la pluralidad de modelos familiares, surgidos en una sociedad democrática como la nuestra, puedan disfrutar de forma efectiva de la igualdad de oportunidades”

Julia Pérez-Desde una agrupación como UNAF que engloba distintas Asociaciones Familiares, ¿cómo entienden que puede aunarse la diversidad familiar, característica de los momentos que vivimos, con la defensa y reivindicación de intereses comunes de las familias?

-La defensa y reivindicación de intereses comunes de las familias es perfectamente compatible con la diversidad familiar puesto que todas las familias, independientemente del modelo de convivencia elegido, tienen los mismos intereses fundamentales, y estos son la protección y el bienestar de todos sus miembros.

Este es el propósito de UNAF, que como coordinadora de Asociaciones y Federaciones, tiene el objetivo de servir de portavoz de todos los modelos de familia que existen dentro de una sociedad democrática y plural.

-En la línea de la pregunta anterior, en unos momentos de crisis económica y transformaciones en el Estado del bienestar, ¿creen que pueden seguir sosteniéndose modelos universalistas de prestaciones familiares o se debiera optar por uno selectivo, que atienda a situaciones materiales de necesidades concretas a determinadas familias?

-Creo que los modelos universalistas son un gran logro social que muchos países del mundo desearían tener, buen ejemplo de ello es nuestra seguridad social. Y, por supuesto, hay además necesidades especiales que atender, como son las familias monoparentales, las familias inmigrantes, familias con algún miembro con discapacidad, etc.

-Su asociación forma parte de organizaciones Internacionales familiares. Por su experiencia en este terreno, ¿en España estamos avanzando paralelamente a otros países de nuestro entorno en protección familiar?

-Siempre hay cosas que mejorar, pero creo que poco a poco nos estamos acercando a otros países de nuestro entorno en esta materia, mientras otros modelos que antes eran ejemplares están retrocediendo, como es el caso del modelo alemán.

-¿Cómo piensan que pueden influir en los próximos años las instituciones internacionales y, especialmente, europeas en el devenir de las legislaciones internas, en relación a la igualdad de derechos entre distintos modelos familiares? Pienso por ejemplo, en el matrimonio y las uniones de hecho, o las parejas del mismo y de distinto sexo.


-Deseo que estas instituciones sigan el ejemplo de España y otros países modernizando sus legislaciones y  dando espacio para que cada cual decida libremente cómo quiere vivir en pareja.

-Entre los objetivos de UNAF está el de promover políticas familiares progresistas, desde tal perspectiva, ¿consideran viable dar un paso más allá de la conciliación -que ha sido considerado básicamente un problema de mujeres- hacia una corresponsabilidad, que entienda la atención a las dependencias en el ámbito familiar como un asunto de cohesión social, en el que estemos implicados padres y madres, instituciones públicas y privadas, muy especialmente, las empresas?

-La conciliación es un derecho para producir otro trabajo que es el del cuidado. Si un país tuviera que hacerse cargo de todo el trabajo del cuidado a menores y familiares que hacen las mujeres, valorándolo económicamente, no habría dinero suficiente para pagarlo. Por ello, teniendo en cuenta la cantidad de mujeres que trabajan fuera del hogar actualmente en España, el único camino posible es la corresponsabilidad. Precisamente el no cumplimiento de la misma explica que España tenga una de las tasas de natalidad más bajas del mundo.

-Configuran el origen de su organización como una reacción a la situación de discriminación legal y social en la que se encuentran numerosas familias, ¿cómo valoran aquella reacción de signo contrario que considera determinadas reformas legislativas, como las que permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo o la modificación de la ley del divorcio, un ataque a la familia tradicional?


-Uno de los principios de UNAF es la defensa del derecho a constituir una familia, independientemente del modelo a elegir. Lo cierto es que la familia tradicional no es atacada porque no sufre ningún tipo de discriminación social, económica ni política, mientras que los demás modelos familiares sí se encuentran en riesgo de exclusión social.

-La diversidad es quizás una de las notas más características de las familias actuales. Esto hace que la familia no se identifique ya en relación a una determinada estructura, sino a las funciones que cumplen, ¿cuáles son a su juicio esas funciones que nos permiten seguir identificando a las familias como un elemento básico de la organización social?

-En efecto, las familias actuales han adquirido una gran multiformidad, pero esto no ha reducido su papel social como unidad de desarrollo integral, cuidado y apoyo afectivo, social y económico de los individuos.

-¿Qué valores creen que aportan estos nuevos modelos familiares, múltiples y diversos, tanto al funcionamiento interno de las familias como, desde el punto de vista externo, a la formación de ciudadanos?

-Los diversos modelos familiares no son más que el reflejo de las diferentes formas que tienen las personas de organizar su modelo de convivencia alrededor del amor, el afecto y el cuidado. En este sentido, son un reflejo de la democracia y de la libertad de los seres humanos para elegir con quién compartir su vida, teniendo siempre presente la responsabilidad sobre los hijos e hijas. Creemos que estos valores de democracia, tanto interna como externa a las familias, son fundamentales en la formación y educación de los ciudadanos y ciudadanas.

-La mayor libertad en la construcción de modelos familiares ha tenido como consecuencia un aumento de la inestabilidad familiar, ¿cómo consideran que debemos enfrentarnos a este problema a fin de proteger eficazmente a los miembros más vulnerables de las familias?

-Consideramos que las familias deben estar basadas en el amor y en el libre consentimiento de los miembros, no en la coacción o en la necesidad. Es un error entender como estabilidad el mantenimiento de los matrimonios y las uniones a toda costa. Desde UNAF creemos en uniones basadas en la libre elección y en la capacidad de sus miembros de  mantenerlas, revocarlas o intentar modificarlas, puesto que solo así pueden desarrollarse y ser felices en las familias las personas que las integran.

En cuanto a la protección de los miembros más vulnerables, creemos que reconocer la diversidad familiar es el primer paso para ajustar el foco de actuación sobre las verdaderas necesidades de las familias y de sus miembros. Por otro lado, recordemos que las familias más vulnerables son precisamente aquellas en riesgo de exclusión social, como las monoparentales, que en España ascienden a más de 500.000 familias.

-Finalmente, las transformaciones de los últimos años en materia familiar han provocado que el término familia se acompañe insistentemente de la palabra crisis, ¿creen que la familia está en crisis?

-Rotundamente no. La familia no está en crisis ni lo estará, pero debemos trabajar para garantizar que la pluralidad de modelos familiares, surgidos en una sociedad democrática como la nuestra, puedan disfrutar de forma efectiva de la igualdad de oportunidades.

UNAF (Unión de Asociaciones Familiares) es una organización no gubernamental, de carácter estatal, creada en 1988 e integrada por diferentes asociaciones que trabajan en el campo familiar desde diferentes ámbitos. Su concepción de los distintos modelos familiares hace que sea una organización abierta y plural, cuyo objetivo fundamental es la defensa del derecho que tiene la ciudadanía a formar el modelo de convivencia que más le satisfaga, según su situación personal, creencias y convicciones. Desde este criterio abierto y progresista, defienden que es preciso hablar de “las familias” en plural y no únicamente de familia.
“Trabajar por el bienestar de todas las familias” es el lema prioritario de esta organización. Con ello se están refiriendo al conjunto de derechos sociales, civiles y económicos que deben contemplar las políticas dirigidas a las familias.

Más información: http://www.unaf.org/