Mapa Web Contactar

Inicio
English (United Kingdom)Español (spanish formal Internacional)
 
Entrevista a Pepa Horno PDF Print E-mail

 

Entrevista con Pepa Horno Goicoechea (Responsable del Departamento de Promoción y Protección de los Derechos de la Infancia de Save the Children)*

“La plena implementación de la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas es una cuestión de voluntad política”


- ¿Cómo valora la importancia que ha tenido, a nivel mundial y a nivel nacional, la Convención sobre los derechos del niño para mejorar la situación de la infancia en las dos últimas décadas?

-La Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas nos dio un referente, un referente claro y consensuado, dado que es el tratado internacional ratificado por más países de la historia, del mundo, que debemos ser capaces de construir para los niños, niñas y adolescentes. Fuimos capaces de definir el mundo al que los niños, niñas y adolescentes tienen derecho y hacerlo con un instrumento jurídico de obligado cumplimiento que nos sirve para evaluar los avances de los Estados en la construcción de ese mundo posible.

-¿Cuáles considera que son los principales logros que supuso la Convención sobre los derechos del niño respecto a la situación anterior?

-Creo que el avance más significativo fue pasar de ver a los niños y niñas como objetos de protección a considerarlos sujetos de derecho. Personas con plena capacidad en el aquí y el ahora para ejercer sus derechos como ciudadanos y aportar una visión diferente y única a la sociedad, contribuyendo a su cambio y mejora. Los niños y niñas no sólo son importantes porque sean el futuro de la sociedad, es que son parte de ella ahora mismo y deben poder ejercer sus derechos como lo hacemos los adultos.

El otro gran cambio, en mi opinión, fue dar a los derechos de los niños y niñas rango de derechos humanos de obligado cumplimiento a nivel mundial. De este modo, para cualquier Estado, la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, una vez ratificada, tiene rango de ley y eso permite evaluar de una forma eficaz los avances y carencias en su implementación.

 

Imagen

 

 
-¿Cuáles serían las principales carencias de la Convención?


-La Convención plantea dos problemáticas importantes. La primera radica en que al establecer que niño o niña es toda persona menor de 18 años, no diferencia entre los derechos de los niños y niñas y los de los adolescentes, y esto, de cara a los derechos civiles y políticos sobre todo, y pensando en las realidades tan diversas en las distintas regiones del mundo, es un problema.

La segunda es que la Convención establece como garantes de los derechos del niño a los Estados- estableciendo para ellos compromisos de obligado cumplimiento- pero no establece suficientemente la responsabilidad de otro tipo de garantes- como las empresas privadas, las multinacionales o instituciones internacionales- que también tienen un papel clave a la hora de lograr la plena implementación de los derechos contemplados en la Convención para los niños y niñas.

-¿Cuáles considera que son los principales problemas que actualmente afectan a la infancia a nivel mundial y a nivel nacional?

- En la esfera internacional, existen problemáticas definidas y reconocidas que requieren una intervención urgente e ineludible, como son la distribución desigualdad de la riqueza- que afecta de un modo significativo a los niños y niñas, generando unos índices de mortalidad infantil a nivel mundial inaceptables- la pena de muerte para los niños y niñas que es reconocida por varios Estados,  la protección de los niños y niñas afectados por los conflictos bélicos y los desastres naturales y la violencia contra la infancia, que es una realidad tan innegable como hiriente.

En nuestro Estado, yo destacaría este último problema como uno de los más graves, dado que contamos con un sistema de protección y unos recursos-que bien coordinados, priorizados y enfocados- nos permitirían disminuir, cuando no erradicar, el fenómeno de la violencia contra los niños y niñas. También resaltaría como una cuestión importante la situación de los niños y niñas afectados por procesos migratorios, especialmente la de los menores extranjeros no acompañados que llegan a nuestro país, y la falta de unos estándares mínimos de calidad en la intervención con los niños y niñas que sean comunes a todas las Comunidades Autónomas, que son quienes tienen transferidas las competencias de protección a la infancia.
 
-¿Cuál considera que es todavía el potencial transformador que de nuestras sociedades tiene la Convención sobre los derechos del niño?

-La Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas sigue siendo un instrumento jurídico que todavía no ha sido plenamente  explotado. La posibilidad que se está planteando ahora de que el Comité de Derechos del Niño- que es el órgano que debe hacer el seguimiento a los Estados de la implementación de la Convención-  pudiera tener personalidad de tribunal internacional al que se pudieran presentar denuncias de violaciones de derechos del niño, sería un paso acertado en esta línea.

Además, es necesario ampliar la sensibilización social sobre los derechos y deberes que implica la Convención porque las encuestas revelan el desconocimiento significativo de la población respecto a ésta, a su contenido y a su carácter de obligado cumplimiento.


Imagen
-¿Qué tipo de soluciones se están implementando actualmente, a nivel mundial y a nivel nacional, para dar las respuestas adecuadas a los problemas que afectan a los niños?

-Las soluciones van en tres líneas. La primera: adecuación de las legislaciones de cada Estado al contenido de la Convención generando marcos normativos coherentes con los derechos de los niños y niñas reconocidos en la Convención. La segunda: creación y plena implementación de sistemas de protección estatales que puedan dar una respuesta adecuada a las problemáticas de los niños y niñas. Y la tercera: financiación a través de la cooperación internacional a programas que tienen como población objetivo la infancia.

-¿Qué tipos de soluciones considera usted que se deberían tener prioridad para conseguir realizar un adecuado reconocimiento y protección de los derechos de los niños?

-Creo que en estos momentos más que nunca la plena implementación de la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas es una cuestión de voluntad política. Dentro de las distintas problemáticas que afectan a los niños y niñas, conocemos las medidas que habría que tomar para erradicarlas o disminuirlas, contamos con programas y experiencias exitosas y validadas que lo prueban y sabemos el coste económico que conllevarían. Lo que queda por lograr es la priorización política de la infancia.

-¿Cuál es la labor que realizan y que han de realizar Save the Children y las demás ONG que trabajan en favor de la infancia?

-Las ONG en general y Save the Children, en particular, por su mandato de promoción y protección de los derechos de la infancia, deben jugar un doble papel. Por un lado, como agentes de prevención primaria, deben promover estrategias de intervención eficaces para las instituciones que tienen las responsabilidades directas de infancia y los profesionales que las componen. Y, por otro, deben desempeñar una labor de influencia política, evaluación, sensibilización social y denuncia, en caso necesario, de las vulneraciones de los derechos de los niños y niñas que se produzcan o de las que se tengan conocimiento.



*Save the Children es una ONG que trabaja desde 1919 en más de cien países para la promoción y protección de los derechos de la infancia. Su objetivo final es que se cumplan los derechos de los niños y niñas, que su voz sea escuchada y tomada en cuenta y que todos los niños y niñas tengan las mismas oportunidades.

 

Desarrollan en el estado español, en los países en emergencias, en los países en vías de desarrollo y en las plataformas internacionales diferentes programas con un enfoque de derechos humanos de los niños, niñas y adolescentes basado en la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas, que implica actuar directamente sobre las violaciones de derechos, incidir en la políticas públicas y en cambios legislativos, sensibilizar a la población en temas que afectan a la infancia, fortalecer las capacidades de las comunidades y sociedad civil que apoya a los derechos humanos de la infancia, así como promover la participación de los niños, niñas y adolescentes y la igualdad de oportunidades entre niños y niñas de diferentes realidades sociales.

Sus líneas de trabajo principales son: promoción de los sistemas de protección, participación infantil, educación, promoción del buen trato y la erradicación de la violencia, migraciones, acción social, trabajo Infantil y emergencias.

Enlace: www.savethechilden.es